My British experience (II)

Siguiendo con mi periplo por tierras inglesas os contaré que al terminar el verano, me mudé a una antigua casa victoriana con jardín, algo más alejada del centro, pero un chollo, porque era absolutely free. Y es que encontré trabajo como au pair.

Es decir, estaba al cuidado de un niño, bueno, más bien teenager, a quien tenía que preparar la cena a las 6.30 de la tarde! Como dicen ellos: easy piecy. Para los que estén interesados, no es necesario recurrir a agencias que te pueden sacar hasta 400 euracos por buscarte una familia y tramitar los papeles. Tan sólo necesitas un certificado de penales que expide el Ministerio de Justicia a través de las delegaciones territoriales y su traducción jurada al inglés. Por supuesto haber tenido experiencia con niños (si no la tienes, te la inventas, no problem) y una carta de recomendación que puedes escribir tú mismo. La búsqueda ya la hace Gumtree. El resto, Good luck.

Mi estancia en esta casa me permitió observar de cerca las costumbres y el día a día de una English family, aunque la comunicación daba un poco que desear, pero es que eran típicamente ingleses; tímidos y reservados. Eso sí, aprendí a cocinar chili con carne (les encanta la comida picante y hay que ir con cuidado. Si no, tu boca arde on fire!) y Apple crumble, un postre típico con manzana. Tengo que desmentir el tópico del English Breakfast, el desayuno con huevos, bacon, salchichas, judías, tomate y champiñones, acompañado del Early tea. O lo que es lo mismo, cómo zamparse todo esto de buena mañana y no morir en el intento… Este desayuno no es diario obviamente, principalmente lo toman fuera de casa, cuando están de vacaciones en un hotel o en un restaurante los fines de semana. Personalmente, me quedo con los Eggs Benedict que son huevos escalfados sobre una tostada con jamón york o bacon, espinacas y todo ello regado por una exquisita salsa de queso holandesa. Delicious! Y los domingos es el día del tradicional Sunday roast. Es costumbre ir al pub para comer el pollo asado de toda la vida, pero aqui es acompañado por verduras y el gravy, una salsa especial . Yummy!

Sunday roast

En la despensa de muchas casas podemos encontrar Marmite, una especie de mermelada negra con vitaminas y otros nutrientes, cuyo olor espanta. El eslogan ya lo dice todo: O lo quieres o lo odias . Y por supuesto no falta la tetera eléctrica, que calienta el agua con la que se sirven tazas y tazas de té al día.  Y tampoco vino. Son excelentes consumidores de vino y en las tiendas se pueden encontrar caldos procedentes de varios países, al igual que en los pubs, donde hay quienes prefieren una copa de vino en lugar de la bebida estrella.

Desde que llegué a Brighton tenía claro que mi objetivo era perfeccionar mi inglés y que, pese al inevitable contacto con Spaniards, tenía que conocer a English people y no siempre fue fácil. Especialmente debido al boom de españoles que ha experimentado el país en los últimos años. En este sentido, hay que darle las gracias a Zapatero y a Rajoy. No hubiéramos aprendido inglés si no fuera por ellos. Ahora estamos más que sobradamente preparados, pero seguimos sin trabajo. Bromas aparte, me sumé a un grupo de intercambio y alli hice mis primeros contactos y algunos se convirtieron en amigas, muy buenas amigas. Recuerdo que anotaba en una libreta las palabras o expresiones nuevas. Es como más se aprende!!! Y trabajando. Además, hice un voluntariado en un banco, cuyos clientes eran gente con escasos recursos. Hay un sinfín de entidades y organizaciones con las que colaborar, eso sí, desinteresadamente. Pero sobretodo, tuve la suerte de hacer prácticas en una agencia de RRPP, donde participé en organización de eventos, hice de azafata en el Hilton, así como otras labores de comunicación. Hasta tenía mis propias business cards!!

Con el invierno llegó el frío y hasta un poco de nieve, aunque no es habitual en el Sur. Las zonas más elevadas de la ciudad quedaron cubiertas por un fino manto blanco, a la espera de ser inmortalizadas para el recuerdo. El frío se sobrelleva, porque las casas se encuentran perfectamente acondicionadas.  Pero a lo que uno no se acostumbra es a la maldita lluvia (los españoles del Norte lo llevaban mejor que yo). No me llegué a inmunizar. El paraguas es condenado por el viento a un inútil accesorio, por muy grande que sea. English weather! Ahora ya entiendo porqué viven pegados al parte metereológico y sea tema central de las conversaciones con el vecino.

Las Navidades me trajeron un fabuloso regalo. Había aprobado el First Certificate!!! Ya tengo titulación oficial y mi inglés ha mejorado muchísimo. Al menos, no he regresado a casa con las manos vacías. To be honest (les encanta decir esto!!!) me he llevado muy buenos recuerdos a lo largo de este último año de mi estancia en Brighton. El año de las Olimpiadas _apenas aprecié publicidad del evento_ y del Queen´s Diamond Jubilee!! Me invitaron a una Street party y comprobé lo patrióticos que son: adoran a la Reina y a Kate. También son un poco cotillas. Las Open House son una excusa para entrar en la casa del vecino!! Se trata de una iniciativa de los artistas locales quienes exponen su obra en casas particulares. Los principales barrios de la ciudad acogen interesantes muestras de pintura, cerámica, escultura, fotografía o joyería (echad un vistazo a la colección de mi amiga Julie Kirk en www.juliekirkjewellery.com/).

PIEZA ARTÍSTICA EN EL JARDÍN DE UNA OPEN HOUSE

Espero conservar los amigos españoles con los que compartí penas y alegrías, y los ingleses que dejé allí. Felicity, Flea, Tracy, Sarah, Julie, Stephanie, Charlotte-Elizabeth, come to visit me!!! Echaré de menos los paseos por los lanes con sus tiendas vintage, las tertulias del café y como no, el Mesmerist, mi lugar de copas favorito, con música de los 50 y 60 en directo y donde aprendí mis primeros pasos de Lindy Hop. I love it!

Balance: very, very positive. I´m so proud of me!! Esta experiencia te abre la mente y te hace ser más fuerte. Aquellos que estén pensando irse y estén todavía dudando, os animo a hacerlo. Si os puedo ayudar de alguna manera, just let me know

Y para aquellos que ya hayan vivido su propia British experience. Cuéntame cómo fueron tus comienzos y tus recuerdos. ¿Qué fue lo que más echaste de menos? ¿Ha valido la pena? Si pudieras, ¿te irías al extranjero? ¿Dónde? Espero tus respuestas.

Anuncios

6 comentarios en “My British experience (II)

  1. ¡Ei wapa! ¡Me encanta tu blog! Sobretodo tus posts sobre tu British Experience.

    ¿Qué te voy a contar que ya no sepas sobre mi experiencia en Brighton? Ambas sabemos lo que es llegar a un país que no conoces y compartir piso con unos housemates que no son lo que esperabas, jejeje. Todavía recuerdo nuestras conversaciones a la hora del break de la academia, cuando nos contábamos la una a la otra nuestros “problemas en la convivencia” que se reducían a pelos y platos sucios everywhere…

    Pero al igual que tú, me quedo con lo bueno. Mi experiencia en UK ha sido sin duda positiva. Me quedo con las personas que conocí, los rincones de Brighton y sus lugares pintorescos (como las Lanes, el Royal Pavillion…), las fiestas de las academias (Coco Loco y Audio, principalmente), los Quiz en los pubs (echo de menos el del Seven Stars), las anécdotas con el idioma y las pastas (cupcakes, cookies…), que fueron causantes de los kilos de más que me traje de souvenir.

    Espero que gracias a tu blog podamos compartir muchas más experiencias. El próximo post sobre la vida en Barcelona, ¿no? Jejeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s