My British experience (I)

Mi primer post lo quiero dedicar a una de las experiencias más gratificantes y enriquecedoras en mi vida que me llevó rumbo a Inglaterra. Posiblemente muchos de los que estéis leyendo os sintáis identificados con este relato, porque en 2011 el Reino Unido experimentó un flujo masivo de  jóvenes españoles, hasta el punto de que Cameron hizo sonar la voz de alarma. Sólo en 12 meses, el incremento se situó en un  85%, lo que se tradujo en una cifra de 25.000 inmigrantes censados en la Seguridad Social, según datos del diario Expansión.

Así que hace un año, en vista de que el panorama laboral me seguía cerrando puertas, y con una avergonzante tasa de paro superior al 20%, decidí que había llegado la hora de perfeccionar el idioma de la mejor manera: viviendo en una ciudad de habla inglesa, mezclarse con su gente e integrase en la British society. Compré un billete de avión y reservé una semana en un Bed & Breakfast en mi destino: Brighton, una ciudad de la Costa Este (East Sussex). Pensé, al menos tiene playa y el tiempo no es tan frío, ni el acento es tan fuerte como en el norte.

Pero como todos los comienzos, nada fue fácil. Estaba sola ante el peligro y yo solita me tenía que sacar las castañas del fuego en un país donde las tiendas y cafeterías cierran a las 6 de la tarde y te desesperas porque no sabes cómo matar el tiempo; la gente conduce al revés  y al conductor del autobús hay que darle las gracias cuando te bajas, pese a que casi te mata de un frenazo!

 Toda una aventura y a la vez un gran reto. Lo más duro fue encontrar un piso para compartir en tan sólo una semana, el tiempo de mi estancia en el B&B. Don´t panic! Tú puedes, me decía a mí misma. Recibí ánimos de familia y amigos que, desde la distancia, estaban conmigo gracias al estupendísimo Mr. Skype. Hasta una buena amiga (Eli nunca lo olvidaré) acudió en mi auxilio. Cómo agradecí un abrazo y el calor de alguien querido. Además,  recibí el correo de una profesora valenciana que conocí en el avión y que también había vivido en el extranjero,  y a quien agradezco sus palabras de ánimo y apoyo, así como a los españoles anónimos que me encontré por el camino. Nadie mejor que ellos para preguntar cómo abrir una cuenta bancaria, tramitar el número de la Seguridad Social u opinión acerca de academias recomendables.

No eres consciente de cuánto echas de menos a los tuyos y te das cuenta de lo bien que vivimos en España y de la comida de la mami. En otras palabras: homesick. Es entonces cuando te acuerdas de la paella, del jamoncito, de las tapitas y del sabor de un buen café. No le cogí el puntillo al te con leche, como ellos lo prefieren. Sin embargo, caí en la tentación del brownie, carrot cake, cookies o cupcakes. Casi una adicción. El chocolate está everywhere, hasta en las droguerías y a él me aferré los primeros meses; mi mejor consuelo con el que calmar mi estado anímico. Esto explica de dónde salen los kilitos de más cuando regresas a casa.

Finalmente la búsqueda en Gumtree (página web de referencia para pisos y trabajo) dio sus frutos. Eso sí, antes tuve que descartar cuchitriles, un piso donde el baño era comunitario para todos los vecinos  y un estudio diminuto donde tenía que compartir cama con una estudiante extranjera que había discutido con su novio. Oh my God! Ya me advirtieron que costaba más encontrar piso que trabajo, todo lo contrario que en España… Acabé instalándome en un piso frente al mar, frente al Pier y a un precio no muy desorbitado, porque … cómo está la libra y lo caro que es todo!!! Luego entendí dónde estaba el truco: mis compis eran una china jubilada_ a quien me costaba entender y adoraba mis toltillas_ su hijo y las “pets” (perro y gato). Pero lo peor de todo es que no había aspiradora y habían pelos por todas partes. Gracias a Dios que no había moqueta. Bueno, más bien le tienen alergia a la limpieza. Just disgusting!!!

Al menos, había superado el 1º objetivo. Ya tenía un techo bajo el que dormir. Y no necesitaba despertador, porque nada mejor que levantarse con el agradable sonido de las gaviotas mientras la luz entra por la ventana. Este es un claro aviso para los persianeros de España.  Tenéis una gran oportunidad de negocio. Hay que concienciarles de lo útiles que son!!

Next step: academia y curro, porque había que pagar todas las bills. En el super había que hacer malabares para ahorrarse unas pelillas. “Compro esto de Tesco que me sale más barato y lo otro del Morrison, pero  por si acaso echo un vistazo al reduce en el Co-Operative”. Y es que los productos perecederos que están a punto de caducar son reducidos a mitad de precio al final del día y puedes comprar pan o lechuga por 30p!!! Además, puedes encontrar cereales, bebida, cafe, y productos de droguería en las tiendas de Todo a 1 pound. Y por 2 libras tienes el meal deal. Es decir bebida, sandwich y chocolatina o paquete de papas para el lunch. Apenas tienen tiempo para comer y lo hacen sentados delante del ordenador o en la calle. Viva la healthy food! Su trabajo le está costando a Jamie Oliver, cocinero joven de reconocido prestigio y que está intentando apartarlos de la comida basura. Y le ha salido bien la jugada. Hoy en día tiene restaurantes, tiendas y productos de cocina que llevan su nombre.

No mencionaré la calidad de la fruta y verdura, pero si diré que los ingleses, aparte de polite y estar a todas horas con el Excuse me y Sorry son muy clasistas y para algunos es cierto aquello de “Dime a qué supermercado vas y te diré quién eres”. Es decir los más posh solo llenan el carrito en Waitrose y no se les ocurre, ni por asomo, ir al Morrison.

Pronto encontré trabajo  de housekeeper en un B&B pequeño. Me encargaba de limpiar las habitaciones, de hacer la colada en la launderette y de planchar colchas. Como anécdota diré que la primera semana quemé una. I´m so sorry. Es todo lo que supe decir. Hubiera precisado de un seguro a todo riesgo o de un plus de peligrosidad, especialmente al abrir las habitaciones (surprise, surprise!) y contemplar tal escenario de desorden y suciedad. Lo llevan en los genes.

Al mismo tiempo empecé las clases, que reforzaba con las free lessons  organizadas por mi academia para sus estudiantes. Quienes no podían costearse la escuela, esta opción era una alternativa. Por un precio mucho más económico tenían clases de inglés, eso sí impartidas por profesores en prácticas.  Por otro lado, hice mis primeros amigos _inevitable Spanish_ y disfruté del verano y de su ambiente nocturno. Por aquel entonces estaba viviendo mi etapa Erasmus que nunca tuve y sentía que rejuvenecía por momentos. Conocí a gente de muchos países e incrementé mis amistades en Facebook. Al final, no va a ser todo tan malo, me dije. Mi compañera de fiesta era una holandesa de 20 añitos, con quien comencé practicando mi speaking.  Party, party y más party!! Y barbacoas en la playa. A los ingleses les encanta. Cuando apenas se asoman unos rayos de sol, es como un día de fiesta. Les falta pedirse el día libre. Al menos, su jornada laboral les permite saborear las últimas horas de luz, porque en invierno anochece a las 4 de la tarde!! La playa es un hervidero de gente con terrazas al aire libre, algunas con música en directo y puestos de Fish and chips ( más fritanga que pescado).

Brighton  es  conocido por ser el paraíso gay (concentrado en el barrio de Kemptown con lugares de ambiente), cobijo de vegetarianos  y  variopintas tribus urbanas con modelitos indescriptibles. Simplemente no tienen sentido del ridículo y no les importa salir con chanclas si llueve, con manga corta a 5 grados o con gorros de nieve cuando ya no son necesarios. Pasear por la calle es asistir a una pasarela única; la mirada se pierde ante tal inaudito espectáculo, entre tatuajes llevados al extremo (hasta la cara y la cabeza!), piercings y ropa del baúl de los recuerdos, que ha permanecido intacta con el paso de los años y que por conservar, conserva hasta ese “tufillo” de viejo que te echa para atrás. En este país no se tira nada, todo se aprovecha. Para ello, existen las Charities, es decir, ONG que venden prendas de segunda mano y libros, donados desinteresadamente.

Por otro lado, Brighton es  el lugar perfecto para muchas despedidas de soltero/a, donde ellas y ellos desfilan desde buena mañana con graciosos disfraces y no importa cuál sea la época del año; nunca tienen frío!!! Ya se encargan de entrar en calor con litros y litros de cerveza y a media noche ya están totally drunk. Y a ellas les toca hacer equilibrio con sus tacones de medio metro, minivestidos de infarto que tapan las justas vergüenzas y cuidar que las pestañas postizas no se caigan al suelo.

En el siguiente post te contaré cómo termina mi aventura inglesa, pero te avanzo que cambio de trabajo y de casa. Descubrirás qué es el Marmite y una Open House.  Si ya has vivido alguna experiencia similar, ¿cómo fueron tus comienzos? Puedes dejar tus comentarios, recuerdos y anécdotas. See you soon!

Anuncios

5 comentarios en “My British experience (I)

  1. Ehhh Mariseta, me ha encantado todo lo que cuentas, menuda aventura, pero bueno a ver cuando vuelves por aquí. Eres muy valiente y llegarás lejos, tu continua luchando y ya verás dentro de unos años te vemos en la tele, un beso y ánimo.
    Esther.

  2. Hola Marisa, me ha encantado leerte. LA verdad, menuda aventura y qué valiente has sido para buscarte la vida sola. Lo d los ingleses no tiene nombre, madre mia, yo no podría vivir con tanta suciedad, con lo escrupulosa q soy. En fin, son otra raza, y nunca se está mejor como en España. Asi q Bienvenida a casa.

    Hoy en mi blog, SORTEO. Animate a participar.
    http://mispecadosinconfesables.blogspot.com.es/2012/07/sorteo-pulsera-de-mango.html?showComment=1343196178372#c4064504565171453802

  3. Yo también voy a ser el primer post de tu blog aunque lo escriba en castellano, ¡felicidades por tu estreno! Ya verás, ¡esto engancha! Tú mejor que nadie sabes que podría hablarte de mi British Experience, yo ya he probado los fish & chips, he ido al Pounland, he estado en el Pier, he sufrido la conducción temeraria de los autobuseros ingleses (y por supuesto he dicho Sorry al bajar aunque en realidad me estaba acordando de su madre) y también sé lo que son una Open House (¡increibles!), así que animo al resto de tus lectores a que escriban también y comenten. Come on!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s